ROMINA PARQUET – madre jovial dedicada a su familia y negocios

Romina Parquet, de nacionalidad argentina, nació en una familia trabajadora, en el año 1979, su familia está formada por sus padres, un argentino que dirige un taxi y una italiana que trabajó en una tienda de zapatos, con dos hermanos mayores betina y Pablo, Romina Parquet es la hija más joven del matrimonio, sus padres trabajando incansables enseñaron a sus hijos su honestidad y su amor por el trabajo.

Romina Parquet, comenzó sus estudios en una escuela secundaria secundaria, estaba preparada estudiando lenguas inglesas e italianas, desde la infancia demostró su personalidad fuerte e independiente.

Siempre diferenciada de los otros caracterizada por su carisma y por el modo de enfrentar la vida, Romina Parquet siempre tuvo una visión empresarial desde que era niña, ella sabe lo que ella quería ser como adulto, pues las principales bases son su trabajo y su familia.

Romina Parquet, es considerada una de las empresarias más importantes de Argentina, se puede decir que, con el trabajo y la perseverancia, construyó un imperio en el comercio exterior, que la catalogó como líder de negocios, ella siempre se concentró en mejorar profesionalmente y aceptar las críticas que hacen con él para llevarlos como herramientas de mejora en su desempeño.

En el trabajo, ella goza de una excelente reputación, con su perseverancia, logró destacarse en todos los proyectos que ella dibuja, ya que ella misma dice que el peso de la palabra y de la confianza son valores inquebrantables, y ella tomó como lema, además de eso siento un compromiso exclusivo con todos los proyectos emprendidos, es una persona muy enfocada que sabe lo que quiere y por qué ha tenido mucho éxito en su carrera y lugar de trabajo.

Romina Parquet, también pasó por situaciones muy difíciles, donde la vida la puso a prueba y es que la vida es responsable de probar sólo aquellas personas capaces de enfrentarse a la situación, y Romina es una mujer con una temperancia única y un personaje con una fuerza admirable que la ayudó a salir de esa situación, para ella contar con el apoyo de sus seres queridos, fue la mayor bendición de la vida, y eso la ayudó a avanzar, creando la fuerza necesaria para poder lidiar con esa situación, el amor por su trabajo y el amor de su familia y amigos la ayudaron mucho cuando ella estaba inmersa en esa situación difícil, lo que, debido a las circunstancias de la vida, le fue presentada, ya que no era su elección vivir tan adversa experiencia como la que vivió.

Sin embargo, a pesar de las vicisitudes Romina Parquet logra superar esta situación abrumadora y avanza con foco en sus dos pasiones, su trabajo y su familia, no hay duda de que Romina es un luchador incondicional, que se caracterizó como una persona fuerte que pasó muchas pruebas que la vida colocó, se caracterizó por tener el poder de tomar decisiones radicales, además de tener una inteligencia que se destaca de los demás.

Romina Parquet, también es una madre ejemplar dedicada a sus negocios y sus hijos, donde sus hijos son la energía vital que ella necesita para avanzar, pues su familia es la base de todos sus proyectos, sus padres la enseñaron desde la infancia a contar el amor incondicional de su familia, ese amor es el que permaneció exitoso en su vida profesional, y eso ayudó a superar esa etapa de la vida donde atravesaba tiempos tensos y difíciles.

Y es que en el momento de presentar una situación como la que ella presentó, teniendo el apoyo de su familia y amigos, es una parte fundamental del proceso de autocuración, donde ella se hizo más fuerte y consiguió asumir con coraje e inteligencia que situación, saliendo de ella triunfalmente, y todo se debe sentir apoyado en esos momentos difíciles por sus seres queridos.

Romina Parquet, considerada una de las empresarias más importantes y exitosas de Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *